O Silicon Valley da Europa está em Barcelona
Jun, 19, 2017
A escola de programação Codeworks e outras 375 startups convertem o bairro de Poblenou na nova meca tecnológica.

 

El Silicon Valley de Europa está en Barcelona

 

La escuela de programación Codeworks y otras 375 'startups' convierten el barrio de Poblenou en nueva meca tecnológica.

 

Ser programador en España es un chollo. Reciben ofertas de trabajo casi a diario y sin buscarlas. Les tientan con sueldos de más de 50.000 euros anuales, flexibilidad para trabajar desde casa, comida pagada, gimnasio gratis... Son los reyes del mambo y, sobre todo, de Barcelona, el Silicon Valley europeo. La startup map de la Ciudad del Diseño -habrá que empezar a replantearse si le cambiamos el término- ya tiene 375 empresas registradas. De Skyscanner a eDreams, pasando por Typeform, Wallapop y Glovo, entre otras, han fijado su sede en el barrio del Poblenou. «El crecimiento se ha producido en los últimos cinco años y lo seguirá haciendo: la gente elige Barcelona por el clima y el mar», cuenta Alessandro Zanardi, un programador italiano que decidió volar de San Francisco, donde trabajaba como consultor para Google, a Barcelona para fundar Codeworks, la primera escuela intensiva de programación y creación de apps. «El mundo tecnológico evoluciona muy rápido, las universidades son entidades enormes que se mueven muy despacio, hay mercado y no hay tiempo que perder», afirma Zanardi, a quien las cifras le dan la razón. Según datos de la Comisión Europea, en 2020 faltarán 500.000 programadores. Es la profesión del futuro. Adrià Cruz, cofundador de Codeworks junto a Arol Viñolas y al mencionado Zanardi, decidió cerrar su pequeña startup víctima de la ley de la oferta y la demanda: «Estábamos empezando, y como no podíamos pagar sueldos muy altos, contratábamos a jóvenes que no estaban muy preparados y les formábamos. El problema es que una vez formados, nos los quitaban». Uno de esos jóvenes se marchó a Wallapop. Otro, a Trovit.

 

Ante la fuga de talento reaccionó rápido y decidió cobrar por formar. Importó un plan de estudios que nació en Silicon Valley, que comprime tres años de universidad en tres meses y que ya ha despertado la curiosidad de más de 2.000 personas. Las que han presentado su solicitud para el próximo curso. «Nos encontramos que hay mucha gente con ideas que quiere hacer un cambio de vida y emprender», dice. «En este negocio no se necesitan grandes inversiones, se necesita gente que estudie, programe y transforme esas ideas» .

 

"No somos más tontos que en San Francisco, sólo faltan oportunidades"

 

El proceso de selección es parecido al de las mejores universidades del mundo. Sólo aceptan a 10 alumnos por curso pero no buscan los mejores cerebritos. ¿Alguien de letras sin conocimientos informáticos puede convertirse en programador? «Si está dispuesto a estudiar, sí», explica Zanardi. «Buscamos personas que cuando se marcan retos los consiguen. Gente capaz de sacrificar su vida durante tres meses. No importa a lo que se hayan dedicado antes».

 

Eso sí, el camino para firmar ese soñado contrato de 50.000 euros anuales no es fácil. Clases de nueve de la mañana a nueve de la noche, de lunes a sábado. Y sólo una hora para comer. Paseamos por esta escuela con apariencia de loft de diseño mientras los 10 elegidos desarrollan su aplicación en silencio. No se escucha ni el sonido de las teclas del ordenador. En sus pantallas hay códigos imposibles de descifrar. Nadie se distrae con la guitarra que tienen precisamente para despejar la mente. Tampoco pierden el tiempo con el ping pong. Incluso la camilla para masajes [las horas frente a la pantalla pasan factura] está vacía. Algo llama mi atención. Soy la única chica de la sala. ¿No hay programadoras? «Poquísimas.

 

De las solicitudes que recibimos, el 90% son hombres. Hemos creado becas para ellas porque muchas empresas tecnológicas demandan programadoras y no hay», cuenta Adrià. Estos dos emprendedores insisten en que la revolución puede venir de la gente. Recuerdan que ellos pertenecen a la generación que ha vivido la crisis. Esos que se inventaron su primer empleo porque nadie les contrataba. «No es que la gente de aquí sea más tonta que en San Francisco, el problema es que en España faltan oportunidades», afirma Alessandro.

 

Faltan oportunidades, pero hay ideas y se desarrollan desde este barrio con un marcado pasado industrial. Fábricas reconvertidas en laboratorios para ingeniar. Aquí nació Typeform, una empresa creada por dos jóvenes treintañeros que se ha convertido en la revolución española de las encuestas por internet: más de 25 millones de usuarios utilizan mensualmente su plataforma. Empezaron en 2014 con 15 trabajadores. Hoy ya son un equipo de 160 personas, más del 50% extranjeros.

 

El centro sólo acepta 10 alumnos por curso. El 90% de solicitudes son de hombres

 

«Las empresas se sorprenden al descubrir que estamos en Barcelona y no en San Francisco», cuenta Robert Muñoz, uno de los fundadores. «Pero esto no supone un impedimento, más bien al contrario: Barcelona es una gran ciudad para vivir».

 

Su proyecto ha crecido tanto y tan rápido que en apenas tres años acumulan tres mudanzas. En breve abrirán una delegación en San Francisco, pero la matriz seguirá en Poblenou. Ellos no quieren moverse de su local, una nave industrial que diseñaron a la americana: espacios abiertos, pufs gigantes donde tumbarse con el portátil, muebles de diseño... Aquí sólo se habla en inglés, aunque más de la mitad de su plantilla recibe clases gratuitas de español y catalán. Por un momento, aquí parece que cualquier idea, por descabellada que suene, resulta factible. Porque da la sensación de que en Poblenou lo son. Aunque los alquileres se hayan disparado un 25% y algunos vecinos critiquen que se escucha hablar más en inglés que en catalán. Recuerden la leyenda de que Steve Jobs empezó en un garaje. Quién sabe...

 

Por: Guiomar Roglán

Fonte: El Mundo, em 12 de Junho de 2017

 

 

eventos
13
DEZ
2017
Conferências e Debates
Ciclo A Economia e o Futuro - Investimento Transformacio(...)
Faculdade de Economia ...
18H00
publicidade
cadernoseconomia
Contactos
geral@ordemeconomistas.pt
Telf.: 213 929 470
Fax: 213 961 428
Rua da Estrela, n.° 8
1200-669 LISBOA
Horário dos serviços: Dias úteis (9h-13h / 14h30- 17h30)  Contactos dos Serviços:Telefones
Contacte-nos
para qualquer informação
newsletter
fique a par das últimas notícias